Skip to content

Terapia genica y el sida

terapia

Terapia génica y el sida

Durante más de una década, los medicamentos más fuertes contra el Sida no pudieron controlar completamente la infección por VIH de Matt Chappell. Ahora su cuerpo lo controla por sí mismo, y los investigadores están tratando de perfeccionar la edición genética que lo hizo posible.

Los científicos eliminaron algunas de sus células sanguíneas, desactivaron un gen para ayudarlas a resistir el VIH y le devolvieron estas células “editadas” en 2014. Hasta ahora, le ha dado al hombre de San Francisco la mejor alternativa para una cura.

“He estado sin medicamentos durante tres años y medio”, dijo. Incluso fue capaz de mantener el virus bajo control a pesar de los tratamientos contra el cáncer el año pasado que gravaron su sistema inmunológico.

El medicamento para el cáncer de pulmón puede ser una pista temprana en la búsqueda de una cura para el VIH
Chappell tuvo suerte, sin embargo. Solo unos pocos de los otros 100 en esos experimentos pudieron mantenerse alejados de los medicamentos contra el VIH durante un par de años; el resto todavía necesita medicamentos para mantener el VIH suprimido.

Ahora los investigadores piensan que pueden mejorar el tratamiento e intentan nuevamente combatir el VIH mediante el tratamiento del ADN. Se están poniendo en marcha nuevos estudios para probar estos enfoques ajustados en las personas.

“Las técnicas de terapia genética han avanzado mucho”, dijo el Dr. Otto Yang, del Instituto de Sida de UCLA, un lugar que trabaja en esto. “Mucha gente piensa que es el momento adecuado para regresar”.

Incluyen al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que financia algunos de los nuevos estudios. Él no cree que la técnica se convierta en algo común porque a millones de personas les va bien en los tratamientos existentes. Pero él dice que podría ayudar a aquellos que no pueden controlar fácilmente el virus, y debe buscarse porque tiene potencial para una cura.

“Son técnicas muy audaces e innovadoras, principalmente para tratar de curar a la gente”, dijo. “Vale la pena intentarlo porque la ciencia está ahí”.

Se sabe que solo una persona se ha curado de la infección por el VIH, un hombre que recibió un trasplante de células hace una década de un donante con inmunidad natural al virus. El donante carecía de un gen común que hace que una entrada al VIH se use para infectar células T, soldados del sistema inmune en la sangre.

El trasplante le dio al receptor esa protección, pero procedimientos como ese son demasiado arriesgados y poco prácticos para un uso amplio. Los científicos han estado tratando de encontrar una forma de crear inmunidad similar mediante la alteración de algunas de las células de un paciente. Utilizan una herramienta de edición de genes llamada nucleasas con dedos de zinc, que corta el ADN en un punto preciso para desactivar el gen de entrada al VIH.

La compañía de California que hace la herramienta de edición, Sangamo Therapeutics, patrocinó los estudios iniciales.

“Funcionó, las células T fueron editadas”, dijo el presidente de Sangamo, el Dr. Sandy Macrae. Pero no funcionó bastante bien: las células T alteradas fueron superadas en número por las células T que no fueron alteradas y aún podrían estar infectadas.

Ahora, el Dr. John Zaia en City of Hope, un centro de investigación en Duarte, California, está probando el enfoque con un giro. Está usando células madre sanguíneas, células parentales que producen muchas otras. Una vez que se altera una célula madre, el beneficio debería multiplicarse y durar más, dijo Zaia.

Aunque los experimentos iniciales de edición de genes fueron decepcionantes, hubo un resquicio de esperanza. Los pacientes en esos estudios tuvieron una gran caída en el número de células donde el VIH acechaba en un estado latente, el llamado reservorio de enfermedad silenciosa.

En la Case Western Reserve University en Cleveland, el Dr. Rafick-Pierre Sekaly está tratando de capitalizar esa caída. Su estudio intentará la misma edición genética, desactivando el gen que hace la entrada al VIH, mientras mantiene a los pacientes con medicamentos antivirales fuertes durante al menos un año antes de suspenderlos.

“Mientras no podamos deshacernos de este reservorio, nunca podremos detener el tratamiento”, explicó.

La esperanza es que los medicamentos más las células alteradas derribarán el virus y reducirán el reservorio hasta el punto en que el cuerpo pueda controlar cualquier enfermedad residual por sí mismo, como parece estar haciendo Chappell.

Científicos de la Universidad de Pensilvania están probando un enfoque en dos partes: además de eliminar el gen para la entrada al VIH, están agregando un gen para ayudar a las células T a reconocer y matar el VIH. Esta segunda parte se llama terapia CAR-T, un tratamiento aprobado el año pasado para tratar el cáncer.

Más información en Terapia Génica