Skip to content

Tipos de terapia génica

Tipos de terapia génica

La terapia génica es un tratamiento experimental que implica la introducción de materiales genéticos en las células objetivo de un paciente para combatir o prevenir enfermedades. Cuando un gen es mutado, el modelo para la construcción de la proteína codificada se altera y produce una alteración  no funcional en la proteína. El objetivo de la terapia génica es tratar una enfermedad genética mediante la reparación del gen dañado responsable de la enfermedad. Implica introducir una copia normal del gen en las células que contienen la versión dañada. Las células pueden producir entonces la proteína funcional normal. La terapia génica se divide en dos tipos de terapias : la terapia génica somática y la terapia génica de la línea germinal.

Terapia génica somática

En la terapia génica somática, los genes terapéuticos se transfieren a las células somáticas. Los genes terapéuticos insertados no pasarán a la siguiente generación por lo que la descendencia del paciente todavía tiene una oportunidad de contraer las enfermedades. La terapia génica de células somáticas es eficaz en el tratamiento de diversos tipos de enfermedades como la fibrosis quística, la distrofia muscular, el cáncer y ciertas enfermedades infecciosas. Sin embargo, la efectividad de la terapia génica somática suele ser de corta duración. La terapia genética somática puede dividirse en dos categorías: ex vivo e in vivo.

Ex vivo

La terapia génica ex vivo implica la alternación genética de las células, normalmente mediante el uso de los vectores virales y el trasplante de nuevo al cuerpo del paciente con el fin de corregir los trastornos. La terapia génica ex vivo modifica las células fuera del cuerpo y se trasplanta tras la selección y amplificación. La terapia génica ex vivo se concentra normalmente en células madre de médula ósea, células hepáticas, células musculares lisas de vasos sanguíneos y linfocitos infiltrantes de tumores para el tratamiento del cáncer.

Las ventajas relativas de la liberación génica ex vivo incluyen su capacidad para dirigir selectivamente tipos de células específicas para la producción del gen de interés antes del injerto de células en el huésped. Además, es inmunocompatible porque las células se recogen del paciente para evitar el rechazo. Las potenciales desventajas de la liberación ex vivo de genes incluyen que debe mantenerse y modificarse genéticamente in vitro, las células huésped deben ser capaces de dividirse, de manera que ciertas poblaciones de células postmitoticas tales como neuronas no pueden ser blancos de transducción para terapia génica ex vivo. Además, también es invasivo. El injerto de células es un proceso intrínsecamente más invasivo que la inyección de suspensiones de vectores de terapia génica in vivo.

En vivo

La terapia génica in vivo implica la introducción directa de los materiales genéticos en el cuerpo humano. Los métodos físicos aplicados para la administración génica in vivo se basan en la penetración transitoria en la membrana celular mediante energía mecánica, eléctrica, ultrasónica, hidrodinámica o láser, de manera que se facilita la entrada de ADN en las células diana. Los tejidos diana de esta técnica incluyen piel, pulmón, colon, músculo, páncreas, hígado, médula ósea, bazo y cerebro.

Las ventajas de la terapia génica in vivo incluyen simplicidad. La administración de genes se realiza mediante el único paso de inyección vectorial directa en el órgano deseado para corregir los trastornos. Además, esta técnica tiene una invasividad mínima. Esto es debido a los procedimientos implicados en esta técnica es simple y seguro. No sólo eso, es repetible. La misma localización puede ser inyectada más de una vez utilizando enfoques de administración génica in vivo. Sin embargo, las desventajas potenciales relativas de la terapia génica in vivo incluyen la no especificidad de la infección de células específicas. Pueden infectarse varios tipos de células diferentes cuando se inyectan vectores in vivo en el SNC, incluyendo neuronas, glía y células vasculares. Además, esta técnica puede causar toxicidad. Algunos vectores in vivo son tóxicos para las células huésped y provocan respuestas inmunes.

Terapia génica de la línea germinal

La terapia génica de la línea germinal implica las células reproductoras. En la terapia génica de la línea germinal, las células germinales (espermatozoides y ovulos) se modifican mediante la introducción de genes funcionales en sus genomas. La terapia génica con células germinales da lugar a cambios permanentes que pasarán a las próximas generaciones. Si se hace temprano en el desarrollo embriológico, como durante el diagnóstico preimplantación y la fecundación in vitro, la transferencia génica también puede ocurrir en todas las células del embrión en desarrollo. Esto ofrece la posibilidad de la eliminación permanente de un trastorno hereditario de una línea familiar. Sin embargo, esto también plantea controversia y nos es poco ético realizarlo en un  humano. La terapia génica de la línea germinal que implica las alternancias en las células germinales y se transmitirá a la descendencia pero no está permitida.

Los dos métodos principales de realizar la terapia génica de la línea germinal incluyen el uso de la técnica de fertilización in vitro para tratar un preembrión que lleva graves defectos genéticos antes de su implantación en la madre y la aplicación de alguna experiencia para eliminar los genes defectuosos de las células germinales de los  adultos afligidos para evitar que los defectos pasen a las generaciones posteriores. Las ventajas de la terapia génica de línea germinal incluyen tener un niño sano, eficiencia y ahorrar costes en comparación con la terapia génica somática. Sin embargo, podría tener riesgos inherentes y la posibilidad de la ingeniería genética para mejoras físicas y mentales no relacionadas con las terapias para las enfermedades

En pocas palabras, la distinción es que los resultados de cualquier terapia genética somática están restringidos al paciente actual y no se transmiten a sus descendientes. Hasta la fecha, toda la terapia génica en seres humanos se ha dirigido a células somáticas, mientras que la ingeniería germinal en humanos sigue siendo controversia y está  prohibida en muchos países.

Terapia génica oncológica

La terapia génica es un tratamiento contra el cáncer que aún se encuentra en las primeras etapas de la investigación.

Qué genes son

Los genes son mensajes codificados que le dicen a las células cómo hacer proteínas. Las proteínas son las moléculas que controlan la forma en que las células se comportan. Nuestros genes deciden cómo somos y cómo funciona nuestro cuerpo. Tenemos muchos miles de genes separados.

Los genes están hechos de ADN y están en el núcleo de la célula. El núcleo es el centro de control de la célula. Los genes se agrupan para formar cromosomas. Heredamos la mitad de nuestros cromosomas de nuestra madre y la mitad de nuestro padre.

Las células cancerosas son diferentes de las células normales. Tienen cambios (llamados fallas o mutaciones) en varios de sus genes que los hacen dividirse con demasiada frecuencia y formar un tumor.

Errores genéticos y cáncer

Muchos cambios genéticos que hacen que una célula se vuelva cancerosa son causados ​​por factores ambientales o de estilo de vida. Un pequeño número de personas ha heredado genes defectuosos que aumentan su riesgo de tipos particulares de cáncer.

Qué terapia génica es

La terapia génica es un tipo de tratamiento que utiliza genes para tratar enfermedades. Los investigadores han estado desarrollando diferentes tipos de terapia genética para tratar el cáncer.

Las ideas para estos nuevos tratamientos han surgido porque estamos empezando a entender cómo las células cancerosas son diferentes de las células normales. Todavía es pronto para este tipo de tratamiento. Algunos de estos tratamientos se están estudiando en ensayos clínicos. Otros ahora se pueden utilizar para algunas personas con tipos de cáncer como el cáncer de piel melanoma.

Obtener genes en células cancerosas

Introducir los genes en las células cancerosas es uno de los aspectos más difíciles de la terapia genética. Los investigadores están trabajando para encontrar nuevas y mejores formas de hacerlo. El gen generalmente es llevado a la célula cancerosa por un portador llamado vector.

Los tipos más comunes de portadores utilizados en la terapia génica son los virus porque pueden ingresar a las células y suministrar material genético. Los virus se han cambiado para que no puedan causar una enfermedad grave, pero aún pueden causar síntomas leves similares a los de la gripe.

Algunos virus se han cambiado en el laboratorio para que se dirijan a las células cancerosas y no a las células sanas. Entonces solo llevan el gen a las células cancerosas.

Los investigadores están probando otros tipos de portadores como bacterias inactivadas.