Skip to content

Terapia Génica

Tratamientos realizados en enfermedades con Terapia Génica

Que es la terapia génica

La terapia génica es un campo que va creciendo muy rápido en el área de la medicina en el cual los genes se introducen en el cuerpo para tratar enfermedades. Los genes controlan la herencia y proporcionan el código biológico básico para determinar las funciones específicas de una célula. La terapia génica busca proporcionar genes que corrigen o suplantan las funciones de control de las enfermedades en las cuales las células no están haciendo su trabajo. La terapia genética somática introduce genes terapéuticos a nivel de tejido o celular para tratar a un individuo específico. La terapia génica de línea germinal inserta genes en células reproductivas o posiblemente en embriones para corregir defectos genéticos que podrían transmitirse a futuras generaciones. Inicialmente fue concebido como un enfoque para el tratamiento de enfermedades hereditarias, como la fibrosis quística y la enfermedad de Huntington, el alcance de las terapias genéticas ha crecido para incluir tratamientos para el cáncer, la artritis y las enfermedades infecciosas. Aunque las pruebas de terapia genética en seres humanos han avanzado rápidamente, muchas preguntas rodean su uso. Por ejemplo, a algunos científicos les preocupa que los propios genes terapéuticos puedan causar enfermedades. Otros temen que la terapia génica de línea germinal pueda usarse para controlar el desarrollo humano de formas no relacionadas con la enfermedad, como la inteligencia o la apariencia.

Base biológica de la terapia génica

La terapia génica ha surgido de la ciencia de la genética o del entender cómo funciona la herencia. Los científicos saben que la vida comienza en una célula, que es el bloque básico de todos los organismos multicelulares. Los seres humanos, por ejemplo, están compuestos por billones de células, cada una de las cuales desempeña una función específica. Dentro del núcleo de la célula (la parte central de una célula que regula sus funciones químicas) hay pares de cromosomas. Estas estructuras filiformes se componen de una sola molécula de ADN (ácido desoxirribonucleico), que lleva el modelo de vida en forma de códigos, o genes, que determinan las características heredadas.

Una molécula de ADN se parece a dos escaleras retorcidas entre si, como un resorte. Los pares de bases se componen de moléculas de nitrógeno y se disponen en secuencias específicas. Millones de estos pares de bases, o secuencias, pueden formar un solo gen, específicamente definido como un segmento del cromosoma y el ADN que contiene cierta información hereditaria. El gen o la combinación de genes formados por estos pares de bases dirigen en última instancia el crecimiento y las características de un organismo a través de la producción de ciertos productos químicos, principalmente proteínas, que llevan a cabo la mayor parte de las funciones químicas del cuerpo y reacciones biológicas.

Los científicos han sabido durante mucho tiempo que las alteraciones en los genes presentes dentro de las células pueden causar enfermedades hereditarias como fibrosis quística, anemia de células falciformes y hemofilia. Del mismo modo, los errores en el número total de cromosomas pueden causar condiciones como el síndrome de Down o el síndrome de Turner. Sin embargo, a medida que avanzaba el estudio de la genética, los científicos aprendieron que una secuencia genética alterada también puede hacer que las personas sean más susceptibles a enfermedades como la aterosclerosis, el cáncer y hasta la esquizofrenia. Estas enfermedades tienen un componente genético, pero también están influenciadas por factores ambientales (como dieta y estilo de vida). El objetivo de la terapia genética es tratar las enfermedades mediante la introducción de genes funcionales en el cuerpo para alterar las células implicadas en el proceso de la enfermedad, ya sea sustituyendo los genes faltantes o proporcionando copias de los genes funcionales para reemplazar los no funcionales. Los genes insertados pueden ser genes de origen natural que producen el efecto deseado o pueden ser genes genéticamente modificados (o alterados).

Los científicos han sabido cómo manipular la estructura de un gen en el laboratorio desde principios de los 70 a través de un proceso llamado ruptura o separación de genes. El proceso implica la eliminación de un fragmento de ADN que contiene la secuencia genética específica deseada, después la inserción en el ADN de otro gen. El producto resultante se llama ADN recombinante y el proceso es ingeniería genética.

Hay básicamente dos tipos de terapia génica. La terapia génica de línea germinal que introduce genes en células reproductivas (espermatozoides y huevos) para que se conviertan posiblemente en embriones, con la esperanza de corregir anormalidades genéticas que podrían transmitirse a generaciones futuras. Sin embargo, la mayor parte del trabajo actual en la aplicación de la terapia génica ha estado en el campo de la terapia génica somática. En este tipo de terapia génica, los genes terapéuticos se insertan en el tejido o las células para producir una proteína o sustancia natural que carece el paciente o no funciona correctamente.

Vectores virales

En ambos tipos de terapia, los científicos necesitan algo para transportar todo el gen o un ADN recombinante al núcleo de la célula, donde residen los cromosomas y el ADN. En esencia, los vectores son camiones de distribución molecular. Uno de los primeros y más populares vectores desarrollados fueron los virus porque invaden las células como parte del proceso natural de infección. Los virus tienen el potencial de ser excelentes vectores porque tienen una relación específica con el huésped en el sentido de que colonizan ciertos tipos de células y tejidos en órganos específicos. Como resultado, los vectores se eligen de acuerdo con su atracción hacia ciertas células y áreas del cuerpo.

Uno de los primeros vectores utilizados fue el retrovirus. Debido a que estos virus son fácilmente clonados (reproducidos artificialmente) en el laboratorio, los científicos los han estudiado extensamente y han aprendido mucho sobre su acción biológica. También han aprendido a eliminar la información genética que rige la replicación viral, reduciendo así las posibilidades de infección.

Los retrovirus funcionan mejor en células que se dividen activamente, pero las células del cuerpo son relativamente estables y no se dividen con frecuencia. Como resultado, estas células se utilizan principalmente para la manipulación EX vivo (fuera del cuerpo). En primer lugar, las células se retiran del cuerpo del paciente, y el virus, o vector, que lleva el gen se inserta en ellos. A continuación, las células se colocan en un cultivo de nutrientes donde crecen y se replican. Una vez que las células son suficientes, se devuelven al cuerpo, por lo general por inyección en el torrente sanguíneo. Teóricamente, mientras estas células sobrevivan, proporcionarán la terapia deseada.

Otra clase de virus, llamados adenovirus, también pueden resultar buenos vectores génicos. Estos virus pueden infectar eficazmente las células que no se dividen en el cuerpo, donde el producto génico deseado se expresa naturalmente. Además de ser un enfoque más eficiente para el transporte de genes, estos virus, que causan infecciones respiratorias, son más fácilmente purificados y establecidos que los retrovirus, lo que resulta en menor probabilidad de una infección viral no deseada. Sin embargo, estos virus viven durante varios días en el cuerpo, y rodea la posibilidad de infectar a otros con el virus a través de estornudos o tos. Otros vectores virales incluyen virus de influenza, virus Sindbis y un virus herpes que infecta las células nerviosas.

Los científicos también han investigado los vectores no virales. Estos vectores se basan en el proceso biológico natural en el cual las células absorben (o recogen) macromoléculas. Un enfoque consiste en utilizar liposomas, glóbulos de grasa producidos por el cuerpo y tomados por las células. Los científicos también están investigando la introducción de ADN recombinante crudo inyectándolo en el torrente sanguíneo o colocándolo en gotas microscópicas de oro inyectadas en la piel con una “biolística”.

Otro posible vector en desarrollo se basa en moléculas de dendrímeros. Una clase de polímeros (sustancias de origen natural o artificial que tienen un alto peso molecular y son formadas por moléculas más pequeñas de la misma sustancia o sustancias similares), se “construye” en el laboratorio combinando estas moléculas más pequeñas. Se han utilizado en la fabricación de espuma de poliestireno, cajas de cartón de polietileno y plexiglás. En el laboratorio, los dendrímeros han demostrado la capacidad de transportar material genético en las células humanas. También pueden ser diseñados para formar una afinidad por membranas celulares particulares uniéndose a ciertos azúcares y grupos de proteínas.

Historia de la terapia génica

Una corta historia  de la terapia génica se caracteriza por una mezcla de ambos avances cuánticos e incrementales, como es el caso de la mayoría de las nuevas áreas conceptualmente nuevas de la biomedicina. También está marcado por varias características inusuales, y tal vez incluso únicas. La terapia génica es una fuerza motriz principal en el pensamiento médico moderno incluso antes de que se haya demostrado rigurosamente en las clínicas. Además, basándose enteramente en las altas expectativas y la obvia corrección de su concepto, los esfuerzos académicos iniciales en terapia genética han generado una gran biotecnología paralela y contraparte farmacéutica. Esta combinación no sólo ha proporcionado un enorme efecto catalítico en las empresas de traducción científica  y clínicas subyacentes a la terapia génica, sino que ha exacerbado los desafíos planteados por cualquier nueva tecnología importante a la asociación académico-industrial-gubernamental que la conduce y la apoya.

Es muy claro ahora que los conceptos y las herramientas sin duda contundentes del enfoque actual de la terapia génica están llevando el campo de la terapia génica humana más allá de la etapa de la teoría a los beneficios clínicos demostrables en pacientes reales con enfermedad real. En el año pasado, se reportaron resultados muy alentadores de beneficios terapéuticos documentados y cuantificables en varios estudios en humanos, incluyendo lo que parecen ser correcciones fenotípicas reales de una forma de enfermedad de inmunodeficiencia combinada severa ligada a X y de hemofilia B de factor IX .Estos estudios no son el resultado de los “descubrimientos” cuánticos, sino más bien de mejoras progresivas  y constantes en todos los aspectos del estudio.

Pero ha sido un camino lleno de baches. En su corta historia, el campo de la terapia génica ha estado rodeado de varios reveses clínicos y de políticas públicas que han arrojado grandes dudas sobre la calidad del esfuerzo científico y su traducción clínica. Varios de los primeros estudios más visibles se describieron y llevaron a cabo en términos expectantes y optimistas, prometiendo mucho más de lo que podían ofrecer y llevando con ello las semillas de su propio fracaso. El error de cálculo puede verse entre los investigadores exageradamente optimistas, las instituciones de investigación, los grupos de interés y la prensa científica.

Para abordar la historia como tal, los Institutos Nacionales de Salud iniciaron el Proyecto del Genoma Humano en 1990. Con el liderazgo de James D. Watson (uno de los co-descubridores de la composición química del ADN) el objetivo del proyecto a 15 años era mapear todo genoma humano. Un mapa del genoma identificaría claramente la ubicación de todos los genes, así como los más de tres mil millones de pares de bases que los componen. Con un conocimiento preciso de las ubicaciones y funciones de los genes, los científicos podrán algún día conquistar o controlar enfermedades que han plagado a la humanidad durante siglos.

Los científicos que participaron en el Proyecto Genoma Humano identificaron un promedio de un nuevo gen al día, pero muchos esperaban que esta tasa de descubrimiento aumentara. Para el año 2005, su objetivo era determinar la ubicación exacta de todos los genes en el ADN humano y la secuencia exacta de los pares de bases que los componen. Algunos de los genes identificados a través de este proyecto incluyen un gen que predispone a la obesidad, uno asociado con la muerte celular programada (apoptosis), un gen que guía la reproducción viral del VIH y los genes de trastornos hereditarios como la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Lou Gehrig y Algunos cánceres de colon y de mama. En abril de 2003, se anunció la secuencia terminada, con 99% de las regiones que contenían genes del genoma humano asignadas a una precisión del 99,9%.

El futuro de la terapia génica

La terapia génica parece elegantemente simple en su concepto: suministrar al cuerpo humano   un gen que puede corregir un mal funcionamiento biológico que causa una enfermedad. Sin embargo, hay muchos obstáculos y algunas preguntas distintas sobre la viabilidad de la terapia génica. Por ejemplo, los vectores virales deben ser cuidadosamente controlados para que no infecten al paciente con una enfermedad viral. Algunos vectores, como los retrovirus, también pueden entrar en las células funcionando adecuadamente e interferir con los procesos biológicos naturales, posiblemente conduciendo a otras enfermedades. Otros vectores virales, como los adenovirus, a menudo son reconocidos y destruidos por el sistema inmunológico por lo que sus efectos terapéuticos son de corta duración. Mantener la expresión génica para que desempeñe su papel correctamente después de la entrega del vector es difícil. Como resultado, algunas terapias deben repetirse con frecuencia para proporcionar beneficios duraderos.

Una de las cuestiones más apremiantes, sin embargo, es la regulación genética. Los genes trabajan en concierto para regular su funcionamiento. En otras palabras, varios genes pueden desempeñar un papel en la activación y desactivación de otros genes. Por ejemplo, ciertos genes trabajan juntos para estimular la división celular y el crecimiento, pero si estos no están regulados, los genes insertados podrían causar formación de tumores y cáncer. Otra dificultad es aprender a hacer que el gen entre en acción sólo cuando sea necesario. Para el esfuerzo terapéutico mejor y más seguro, un gen específico debe activarse, por ejemplo, cuando ciertos niveles de una proteína o enzima son bajos y deben ser reemplazados. Pero el gen también debe permanecer inactivo cuando no es necesario para asegurar que no exceso de oferta de una sustancia y perturbar el delicado cuerpo químico.

Un enfoque de la regulación génica es conectar otros genes que detectan ciertas actividades biológicas y luego reaccionar como un tipo automático de apagado y encendido interruptor que regula la actividad de los otros genes de acuerdo a las señales biológicas. Aunque todavía en las etapas rudimentarias, los investigadores están avanzando en la inhibición de algunos genes funcionando mediante el uso de un ADN sintético para bloquear transcripciones de genes (la copia de información genética). Este enfoque puede tener implicaciones para la terapia génica.

Mientras que la terapia génica promete ser un revolucionario para tratar cualquier enfermedad enfermedad, las preocupaciones éticas sobre su uso y sus ramificaciones han sido expresadas por todos científicos  por igual. Por ejemplo, puesto que hay mucho que aprender sobre cómo estos genes funcionan realmente y su efecto a largo plazo, ¿es ético probar estas terapias en seres humanos, donde podrían tener un resultado desastroso? Al igual que con la mayoría de los ensayos clínicos relacionados con nuevas terapias, incluyendo muchos fármacos, los pacientes que participan en estos estudios generalmente no han respondido a terapias más establecidas y con frecuencia están tan enfermos que la terapia novedosa es su única esperanza de supervivencia a largo plazo.

De hecho, la terapia genética ha estado inmersa en más controversia y rodeada de más escrutinio en el ámbito de la salud y la ética que la mayoría de las otras tecnologías (excepto, quizás, para la clonación) que prometen cambiar sustancialmente a la sociedad. A pesar de las cuestiones de salud y ética en torno a la terapia génica, el campo seguirá creciendo y es probable que cambie la medicina más rápido que cualquier avance médico anterior.

Terapia génica para las enfermedades auto inmunes

Científicos del Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad McGill (RI-MUHC) pueden haber descifrado el código para comprender la función de células especiales llamadas células T reguladoras. Las células Treg, como se las conoce a menudo, controlan y regulan nuestro sistema inmunitario para evitar reacciones excesivas. Los hallazgos, publicados en Science Immunology, podrían tener un gran impacto en nuestra comprensión y tratamiento de todas las enfermedades autoinmunes y la mayoría de las enfermedades inflamatorias crónicas como la artritis, la enfermedad de Crohn y afecciones más amplias como el asma, las alergias y el cáncer.

Terapia génica para la artritis reumatoide

La artritis es la principal causa de discapacidad en los EE. UU. Y afecta a uno de cada cinco (46 millones) adultos. [ 201 ] La artritis reumatoide (AR), una artritis inflamatoria crónica y destructiva, es un subtipo importante con una prevalencia mundial que oscila entre el 0,2% y más del 1% en América del Norte. Los avances en la comprensión de la fisiopatología de la AR han llevado al desarrollo de nuevos agentes biológicos terapéuticos, como los inhibidores de TNF-α e IL-1. Es importante destacar que estos tratamientos han demostrado eficacia en el 60% de los pacientes con AR. A pesar de los muchos beneficios de estos agentes sistémicos, sus efectos secundarios, la corta duración del efecto, la necesidad de tratamiento a largo plazo y la incapacidad para curar la enfermedad, hacen que no alcancen la terapia óptima de AR. Por estas razones, el desarrollo de la terapia génica dirigida es una opción cada vez más atractiva para el control de la enfermedad de la AR a largo plazo. Con el fin de hacer de la terapia génica una opción terapéutica viable para la RA, se deben optimizar los siguientes aspectos: administración de genes, vectores, moléculas candidatas y objetivos y métodos para regular la expresión transgénica.

Terapia génica para síndrome de marfan

Un estudio de investigación muestra que un tratamiento en investigación para el síndrome de Marfan es tan eficaz como la terapia estándar para desacelerar la ampliación de la aorta, la arteria grande del corazón que administra sangre al cuerpo. Los hallazgos indican una segunda opción de tratamiento para los pacientes de Marfan, que tienen un alto riesgo de muerte súbita debido a las lágrimas en la aorta.

Terapia Génica Alzheimer

Se ha logrado un gran avance en la batalla para encontrar una cura para la enfermedad de Alzheimer, que podría revertir la condición en el futuro. Hasta ahora, las únicas opciones de tratamiento que han mostrado alguna mejoría sólo han funcionado cuando los síntomas se diagnostican a tiempo.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) han encontrado una manera de hacer que el gen responsable de la enfermedad de Alzheimer sea inofensivo. Mediante el uso de una técnica de recorte genético, el APOE4, que causa la acumulación de proteínas beta amiloides en el cerebro, podría convertirse en APOE3.

Los experimentos se llevaron a cabo utilizando células de pacientes con demencia y podrían ayudar a allanar el camino para mejores tratamientos para aquellos con enfermedades cerebrales relacionadas con la edad. Aquellos con una copia del gen APOE4 tienen el doble de riesgo de padecer Alzheimer, mientras que dos copias aumentan las probabilidades 12 veces.

Es este gen el que las pruebas buscan detectar cuando se está buscando un diagnóstico de Alzheimer. Aproximadamente una de cada cuatro personas es portadora de la variante del gen y es por eso que el Alzheimer es una afección tan común, y un foco de mucha investigación médica.

Enfermedades oculares y terapia génica

Las enfermedades oculares hereditarias son objetivos atractivos para la terapia génica y celular por tres razones: (1) factibilidad (2) accesibilidad y (3) oportunidad.

Viabilidad: Se han estudiado intensamente las degeneraciones de la retina de los ojos hereditarias, y las mutaciones que condujeron a la muerte de las células fotorreceptoras se han descrito en más de 200 genes.

Accesibilidad: A diferencia de otros componentes del sistema nervioso central, la retina es accesible desde fuera del cuerpo, y las inyecciones se pueden ver a través de la lente. La claridad de la córnea y la lente también permite a los médicos para medir el grosor de las capas de la retina y la integridad de los fotorreceptores en el ojo vivo. Tales métodos de alta resolución pueden ser aprobados como medidas de resultado en ensayos clínicos.

Oportunidad: Las enfermedades prevalentes relacionadas con la edad afectan la visión: retinopatía diabética, glaucoma y degeneración macular relacionada con la edad. Estas enfermedades requieren un tratamiento a largo plazo que puede ser accesible mediante terapia génica o terapia celular.

El éxito de la terapia génica de una degeneración bien definida de la retina hereditaria proporcionaría la prueba de concepto necesaria para desarrollar un tratamiento similar para una enfermedad más compleja pero más frecuente.

Terapia génica contra la leucemia

Un tratamiento para un cáncer de sangre infantil común podría convertirse en la primera terapia genética disponible en los EE. UU.

Un panel asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos votó 10-0 el miércoles a favor del tratamiento contra la leucemia desarrollado por la Universidad de Pensilvania y Novartis Corp. La FDA generalmente sigue las recomendaciones de sus paneles de expertos, pero no está obligada a hacerlo.

La terapia podría ser la primera de una ola de tratamientos diseñados a medida para atacar el cáncer de un paciente. Llamado CAR-T, este tipo de terapia consiste en eliminar las células inmunitarias de la sangre de un paciente, reprogramarlas para crear un ejército de células que puedan concentrarse y destruir las células cancerosas e inyectarlas nuevamente al paciente.

“Este es un gran avance”, dijo el miembro del panel, el Dr. Malcolm A. Smith, del Instituto Nacional del Cáncer. Dijo que el tratamiento es “marcar el comienzo de una nueva era”.

Terapia génica síndrome de Hunter

En los últimos tiempos, sin embargo, la abundancia de avances tecnológicos hace que este proceso parezca mucho más alcanzable. Después de todo, si un teléfono celular puede protegerse mediante un escaneo de rasgos faciales, la capacidad de alterar el ADN debería estar a la vuelta de la esquina.

De hecho, la comunidad científica ha dado pasos importantes para hacer realidad la edición de genes.

A mediados de noviembre, científicos de los EE. UU. Utilizaron herramientas de edición de genes en un humano por primera vez cuando un paciente de 44 años llamado Brian Madeux se sometió a un procedimiento médico destinado a curar su síndrome de Hunter.

El síndrome de Hunter también se conoce como mucopolisacaridosis II (MPS II) y es un trastorno genético hereditario que resulta de una enzima faltante o que funciona mal. Aunque el síndrome es bastante raro, es considerablemente perjudicial para la salud del paciente, ya que las moléculas particulares se acumulan en exceso debido a la falta de enzimas para metabolizarlas.

Tal acumulación conduce a efectos graduales sobre la apariencia, el desarrollo mental, la función de un órgano y las habilidades físicas de un individuo. Los resfriados e infecciones del oído frecuentes, rasgos faciales distorsionados, pérdida de la audición, problemas cardíacos, problemas respiratorios, problemas de la piel y los ojos, defectos óseos y articulares, problemas intestinales y problemas del cerebro y del pensamiento son solo algunos de los síntomas asociados con el síndrome de Hunter.

Terapia génica y  el síndrome de Usher

La pérdida de audición, a veces asociada con otros trastornos, como los defectos de equilibrio, es el déficit sensorial más común, que afecta a más de 280 millones de personas en todo el mundo, según la OMS. En Francia, un niño de cada 700 nace con pérdida auditiva severa o profunda, y uno de cada 1,000 perderá su sentido del oído antes de la edad adulta.

En los últimos 20 años, los científicos han logrado avances notables en el desciframiento de los orígenes genéticos de la pérdida auditiva hereditaria congénita, que generalmente es causada por la disfunción del oído interno. El oído interno comprende el órgano auditivo o cóclea, junto con los cinco órganos del equilibrio (el sáculo, el utrículo y tres canales semicirculares), que contienen las células sensoriales, o células ciliadas, que detectan las vibraciones mecánicas y las convierten en señales eléctricas. Hasta la fecha, las mutaciones en más de 100 genes se han asociado con defectos del oído interno, y se estima que las mutaciones en más de 100 genes pueden causar formas genéticas de sordera.

Las diversas formas hereditarias de pérdida auditiva incluyen el síndrome de Usher tipo 1 (USH1), una forma clínica particularmente severa de sordoceguera, y específicamente la forma genética USH1G. Los pacientes de USH1G son profundamente sordos y no tienen función de equilibrio al nacer, y posteriormente sufren una pérdida de visión prepuberal que conduce a la ceguera. El síndrome USH1G se debe a mutaciones en el gen que codifica la proteína sans del armazón, que es esencial para la cohesión del haz de pelo de las células ciliadas del oído interno.

Los pacientes con pérdida auditiva y disfunción del equilibrio actualmente están equipados con prótesis auditivas y pueden recibir terapia de rehabilitación balanceada, pero los resultados son variables. Una posible alternativa para tratar dichos defectos hereditarios del oído interno es la terapia génica. Este enfoque implica la transferencia de una copia sana (no mutante) del gen defectuoso para restaurar la expresión de la proteína faltante. Hasta ahora, los intentos de terapia génica solo han resultado en mejoras parciales de la audición en modelos de ratón de formas específicas de sordera humana que no incluían anomalías severas en la estructura de la célula capilar.

En este contexto, científicos del Institut Pasteur, Inserm, CNRS, Collège de France, la Universidad Pierre et Marie Curie y la Universidad Clermont Auvergne, ahora han logrado restaurar la audición y el equilibrio en un modelo de ratón del síndrome USH1G utilizando la terapia génica. Con una sola inyección local del gen USH1G justo después del nacimiento, los científicos observaron una restauración de la estructura y la función mecanosensorial de los haces de pelo del oído interno, profundamente dañados antes del nacimiento, que dieron lugar a una recuperación parcial de la audición a largo plazo. recuperación completa de la función vestibular en estos ratones. Estos resultados establecen inesperadamente que los defectos del oído interno debido a anomalías morfogenéticas importantes del haz de pelo se pueden revertir incluso después del nacimiento, con una eficacia duradera, mediante terapia génica.

Los científicos inyectaron el gen USH1G en el oído interno utilizando el inocuo virus AAV8, que les permitió dirigirse específicamente a las células ciliadas. La expresión del gen terapéutico se detectó 48 horas después de la inyección. El equipo demostró que una sola inyección para restaurar la producción y localización de la proteína faltante en las células ciliadas mejoró las funciones auditivas y de equilibrio en los ratones jóvenes. Estos hallazgos sugieren que la proteína terapéutica fue capaz de interactuar normalmente con sus compañeros de unión entre el complejo molecular USH1 (las proteínas cadherina 23, protocadherina 15, miosina VIIA y harmonin), como se requiere para que el aparato de transducción mecanoeléctrica del haz de pelo funcione correctamente .

Saaïd Safieddine, Director de Investigación del CNRS en el Institut Pasteur y coautor principal del estudio con la Prof. Christine Petit (jefa de la unidad de audición de Genética y Fisiología en el Institut Pasteur), explica: “acabamos de demostrar que es Es posible corregir parcialmente una forma específica de pérdida de audición hereditaria acompañada de problemas de equilibrio mediante terapia génica local realizada después de la embriogénesis del oído, que se ve afectada principalmente por la mutación responsable del trastorno. Esto sugiere que el tiempo de tratamiento eficaz del síndrome USH1 usar la terapia génica puede ser más grande de lo que inicialmente se pensaba “.

Este estudio representa un paso significativo hacia el desarrollo de ensayos clínicos en terapia génica para el tratamiento curativo de la sordera hereditaria y la pérdida de equilibrio en humanos.

Michelle Kopf era estudiante de tercer grado en la Escuela para Sordos de Washington cuando las maestras notaron que estaba teniendo problemas con su visión. Los médicos sospecharon que la niña tenía el síndrome de Usher, un desorden genético devastador que no solo causa problemas de audición en el nacimiento, sino también una pérdida progresiva de la visión en la edad adulta.

No existen tratamientos para el síndrome de Usher, que afecta a hasta 50,000 personas en los Estados Unidos y Europa. Sin embargo, como el primer centro de estudio en el mundo para probar una terapia génica para la enfermedad, OHSU Casey Eye Institute está dando esperanza a aquellos que enfrentan una vida dificil por la enfermedad.

Terapia génica para la hemofilia

Los investigadores han logrado su primer éxito claro en el uso de la terapia génica para tratar la hemofilia, un trastorno hereditario de la sangre. Diez hombres recibieron una sola infusión intravenosa de un virus inofensivo que transportaba un gen para el factor IX, una proteína que coagula la sangre que falta en personas con hemofilia B. Hasta 18 meses después, los hígados de los hombres están haciendo, en promedio, 34% del nivel normal del factor IX. Es suficiente que nueve de los 10 pacientes no hayan tenido episodios de hemorragia, informan investigadores en The New England Journal of Medicine. Además, ocho de los 10 ya no necesitan inyecciones de factor IX cada pocos días. Los ensayos previos de terapia génica para la hemofilia B no funcionaron bien, ya sea porque el sistema inmunológico de los pacientes destruía las células modificadas o porque las células no producían suficiente factor IX. En el nuevo ensayo, patrocinado por Spark Therapeutics y Pfizer, los investigadores dieron a las células hepáticas de los pacientes el gen de una versión inusualmente potente de la proteína del factor IX. Eso permitió al equipo reducir la dosis del vector, minimizando la respuesta inmune. Dos pacientes tenían enzimas hepáticas elevadas en reacción al vector, pero esos niveles bajaron después de que recibieron esteroides. Solo el 20% de los pacientes con hemofilia tiene la forma B, pero también se están realizando esfuerzos para utilizar la terapia génica para tratar el tipo más común, la hemofilia A.

Terapia génica Pigmentaria 

Se estima que las mutaciones en PDE6β afectan a más de 5.000 personas en los EE. UU. Y Europa, y dan como resultado una pérdida progresiva de visión nocturna y campo visual que aparece en la infancia, lo que resulta en discapacidad. ” Cuando solo tienes unos pocos grados de campo visual, no puedes moverte, no puedes leer, no puedes reconocer las caras, no puedes ver tus pies cuando caminas, o un automóvil que viene de un costado ” , dice el CEO Christine. Placet .

Eventualmente, la condición conduce a la ceguera a la edad de 40 años. Y no hay tratamiento , la terapia tiene el potencial de ser una cura con una sola inyección en cada ojo. Dado que las células a las que se envía el ADN no se renuevan a medida que envejecemos, ella espera que la terapia produzca un efecto sostenible años después de su administración.

Terapia génica y el Síndrome de Down

Los científicos han corregido la falla genética que causa el síndrome de Down, aunque en células aisladas, lo que aumenta la posibilidad de una terapia radical para el trastorno.

En una elegante serie de experimentos, los investigadores estadounidenses tomaron células de personas con síndrome de Down y silenciaron el cromosoma extra que causa la enfermedad. Un tratamiento basado en el trabajo sigue siendo una esperanza distante, pero los científicos en el campo dijeron que la hazaña fue el primer paso importante hacia una “terapia cromosómica” para el síndrome de Down.

“Este es un verdadero avance técnico. Abre nuevas vías de investigación”, dijo Elizabeth Fisher, profesora de neurogenética en UCL, que no participó en el estudio. “Esta es realmente la primera inhalación que hemos tenido de algo que ver con la terapia genética para el síndrome de Down”.

Otros temas que pueden ser interesantes son :

Herniadehiato
Kefir
Chinches